Vuelve la venta de billetes a la taquilla de la estación de Andújar

Se trata de una medida provisional mientras se buscan soluciones definitivas con acuerdos de colaboración con diputaciones y ayuntamientos interesadas en mantener la venta presencial

Los billetes de tren vuelven a venderse desde este miércoles, 15 de enero, de forma presencial en las estaciones de ferrocarril en las que se dejó de prestar ese servicio el pasado 31 de diciembre, entre las que se encuentran las de Andújar, Espeluy y Jódar-Úbeda, en la provincia de Jaén.

Según fuentes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, de momento se volverá a la situación existente hasta que, con el cambio de año, Renfe asumió la venta de billetes en 142 estaciones en las que, hasta ese momento, Adif se ocupaba de esa tarea. En el caso de la terminal de Andújar todavía no se había instalado la máquina autoventa. 

Se trata, según explica la Subdelegación del Gobierno en Jaén, de una medida provisional mientras se buscan soluciones definitivas mediante acuerdos de colaboración con diputaciones y ayuntamientos interesados en mantener la venta presencial.

Asimismo, recalca que el servicio de venta de billetes siempre estará garantizado en todas las estaciones con distintas posibilidades (venta automática, oficinas de Correos, interventores en el propio tren…).

Tras el traspaso de la venta de billetes de Adif a Renfe en esas 142 estaciones, la compañía ferroviaria precisó que solo se despacharían de forma presencial en las que superaran los cien viajeros diarios. En el resto de las estaciones, los viajeros debían recurrir a otros medios de compra, como internet, teléfono o máquinas de autoventa.

Sin embargo, el pasado 3 de enero, el diputado de Teruel Existe Tomás Guitarte anunció que el Gobierno se había comprometido a paralizar durante seis meses el cierre de las taquillas en las estaciones con menos de cien viajeros diarios. Este compromiso formaba parte de los acuerdos alcanzados con Teruel Existe para apoyar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

Fotos: Eduardo Sánchez

[custom-facebook-feed]
[custom-facebook-feed]

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.