Veintiseis niños se forman en el campus de fútbol de Marmolejo

Cinco días de entrenamiento técnico, juegos, actividades lúdicas y formativas y diversión en la piscina municipal han conformado este campus deportivo estival

Del 1 al 5 de julio ha tenido lugar en el campo municipal de fútbol de Marmolejo el campus de este deporte del que han formado parte un total de 25 niños y 1 niña con un rango de edades comprendido entre los 5 y los 12 años. Este evento deportivo ha sido organizado por la empresa K2 Deporte y ocio y ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Marmolejo, ya que se ha desarrollado en el campo de fútbol municipal y en la piscina de verano. Tres monitores se han encargado de instruir a los alumnos inscritos en ejercicios técnicos y en juegos que fomentan habilidades como el trabajo en equipo.

Precisamente, uno de los monitores-entrenador, José Rivillas, nos contaba cómo ha sido el desarrollo de este campus de verano: “Hemos estado de lunes a viernes con entrenamientos en el campo de fútbol, haciendo actividades, ejercicios de tecnificación y partidos y demás; y luego hemos tenido una hora en la piscina en la que han hecho actividades y juegos para que se diviertan”. El objetivo principal de este campus no era otro que la diversión de los propios alumnos participantes, tal y como expresaba con orgullo Rivillas: “Lo más importante de este campus es que ellos se diviertan y disfruten de esta actividad porque no hay otro objetivo que ese”.

Y eso lo corroboraba uno de los pequeños futbolistas que asistía al campus, Antonio Delgado, quien explicaba con gran elocuencia lo que han hecho durante el campus: “Yo creo que han sido unos días muy bien aprovechados y hemos mejorado en distintos aspectos”. Él mismo resumía la importancia de este tipo de actividades más alejadas de la rigidez de los entrenamientos de los equipos regulares: “La parte que más me ha gustado han sido los ratos que hemos echado juntos echando partidos entre nosotros porque nos reíamos mucho y yo creo que hemos entrenado bien”.

Además de pasarlo bien, el joven jugador del Útica, Antonio Delgado explicaba de forma clara, concisa y sin titubear otro aspecto fundamental del campus: “También hemos aprendido valores, como el trabajo en equipo, que eso siempre es fundamental en los deportes, como es el fútbol, y siempre que terminamos haciendo partidos nos entendemos mejor unos con otros”. 

“Hay multiedad pero lo bonito de todo esto es que conviven tanto niños de 12 años con los más chiquitillos y los grandes se encargan de los pequeños y es una bonita convivencia”, explicaba el monitor justo después de encargar a José Antonio Muñoz, uno de los jugadores de más edad que dirigiera el calentamiento. “Aunque sean chicos, los que son más grandes tampoco tienen que hacer cosas que los chicos no puedan hacer porque sino los chicos se quedarían sin jugar a los juegos”, explicaba José Antonio Muñoz sobre su tarea como encargado de dirigir los juegos por ser uno de los más veteranos. 

 

[custom-facebook-feed]
[custom-facebook-feed]

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.