Se suspende San Eufrasio para evitar la propagación del COVID 19 aunque habrá “programación alternativa”

Suspendida la Feria en Honor a San Eufrasio de 2020 tras una ronda de contactos con los principales entidades implicadas

Redacción || 2 de julio de 2020

El Ayuntamiento de Andújar ha hecho pública su decisión de suspender la Feria atendiendo a las recomendaciones de la Junta de Andalucía y tras una ronda de consulta con los principales caseteros, grupos políticos de la corporación municipal y la Hermandad de San Eufrasio.

En palabras del concejal de Festejos, Pedro Luis Rodríguez, “todos los colectivos han coincidido en que hay varios factores clave que impiden que la feria se pueda desarrollar con todas las garantías de prevención y seguridad”. En primer lugar la “imposibilidad” de un control riguroso y constante de los accesos al recinto ferial. A esta circunstancia se suma la dificultad para evitar aglomeraciones continuadas y prolongadas a lo largo de varios días en casetas o en el propio recinto y por último, la dificultad para los empresarios y empresarias que gestionan las casetas de asegurar la viabilidad económica teniendo que asumir las medidas excepcionales de prevención ante el Coronavirus establecidas por la Junta de Andalucía.

Rodríguez ha manifestado que “es una decisión complicada y muy dolorosa“ y ha querido agradecer la comprensión y solidaridad que han tenido todas las entidades implicadas y también la ciudadanía de Andújar.

Programación alternativa

El responsable de Festejos ha adelantado que “desde el Ayuntamiento se está preparando una programación alternativa y adaptada a las circunstancias excepcionales que estamos viviendo”. “Estamos trabajando de manera transversal entre diferentes áreas para ofrecer a los andujareños y andujareñas un mes de septiembre diferente donde tenga espacio el ocio, la cultura o las actividades de dinamización comercial, y sirva también como revulsivo para nuestros sectores productivos”, ha concluido.

[custom-facebook-feed]

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.