Más apoyos para que la base militar COLCE se ubique en Jaén

La segunda teniente de alcalde, María Cantos, agradece la colaboración del Círculo de Amigos de las Fuerzas Armadas, la Asociación de Reservistas de Jaén y la Asociación de Amigos de la Brigada “Guzmán el Bueno”: “se trata de un proyecto en el que tenemos depositadas muchas ilusiones, ya que puede ser la gran esperanza para la provincia de Jaén”, ha reflexionado la responsable municipal

La segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Jaén y concejala de Promoción Económica, María Cantos, ha mantenido una reunión con Francisco Béjar Gil, presidente de la Asociación de Reservistas “Fernando III” de Jaén; Alfonso Rojas Salcedo, de Amigos de la Brigada de Infantería Mecanizada “Guzmán el Bueno” X, y Eduardo López Aranda, máximo responsable del Círculo de Amigos de las Fuerzas Armadas en Jaén. El objetivo de este encuentro ha sido trasladar a estos colectivos el objetivo del equipo de Gobierno de lograr que la capital sea tomada en  cuenta por el Ministerio de Defensa para instalar sus centros de abastecimiento y mantenimiento de armas terrestres del Ejército (Cemaet y Cemsatet), un proyecto estatal que está enmarcado en el programa Concentración de los Órganos Logísticos Centrales del Ejército, denominado como Plan Colce. Cantos se ha mostrado satisfecha con el entusiasmo con el que las tres entidades se han brindado a respaldar la iniciativa municipal. “Damos otro paso más en esta campaña informativa sobre un proyecto en el que tenemos depositadas muchas ilusiones, ya que consideramos que es la gran esperanza de Jaén”, ha dejado claro Cantos. En esta línea, ha considerado crucial el hecho de que las “tres asociaciones de carácter militar” con las que se ha contactado sean “muy activas” y cuenten con una amplia red de conexiones a las que hacer llegar la idoneidad de la candidatura jiennense para acoger el complejo militar. “Tras explicarles el proyecto, hemos comprobado que lo han acogido con interés e ilusión y tenemos su compromiso de que lo van a divulgar y lograr que llegue lo más lejos posible. De esta forma, todos seremos parte de esta iniciativa”, ha reflexionado Cantos.

         Francisco Béjar Gil, en nombre de la Asociación de Reservistas de Jaén “Fernando III” ha sido claro al expresar el apoyo del colectivo al que representa a la propuesta de la Administración local. “Es ilusionante, atractivo. Es beneficioso para todos los jiennenses y hemos de creérnoslo. Desde nuestra posición, al ser parte de las Fuerzas Armadas como reservistas, vamos a trabajar para atraer esta inversión a Jaén”, ha explicado. Eduardo López Aranda, como presidente del Círculo de Amigos de las Fuerzas Armadas en Jaén, ha juzgado: “El proyecto puede poner a Jaén como una ciudad puntera por la capacidad económica y de proyección social que le puede dar”. Desde la Asociación de Amigos de la Brigada de Infantería Mecanizada “Guzmán el Bueno” X se ha reflexionado, en boca de su portavoz: “Hay que tratar de colaborar con esta idea y buscar entre nuestros contactos en las Fuerzas Armadas para ahondar en el mensaje de las enormes posibilidades de Jaén para formar parte del Plan Colce”.

         La construcción de los centros de abastecimiento y mantenimiento de armas terrestres del Ejército (Cemaet y Cemsatet),  junto con una tercera base, suponen el proyecto de unificación de los centros logísticos por parte del Gobierno central. Esta iniciativa conlleva una fuerte inversión que para las instalaciones a las que aspira la ciudad supone hablar de 300 millones de euros. Todo ello  acarrearía más de 1.400 empleos directos. El Ayuntamiento ha señalado además una parcela de entre 70 y 80 hectáreas como la idónea para su construcción por su situación geográfica. Cantos ha recordado que las aspiraciones jiennenses están respaldadas por una declaración institucional, avalada por todo el pleno de la Corporación Municipal, o del Consejo Económico y Social, o una proposición no de ley para que el Parlamento de Andalucía se sume a esta iniciativa. 

[custom-facebook-feed]

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.