María Montessori organiza una chocolatada con candela en el mismo lugar en el que fueron atacados con fuego

El proyecto se llama El fuego de la hermandad y se trata de “utilizar un medio de ataque como medio de disfrute, sentimientos positivos y realizar hermandad”

Mañana, viernes 20 de diciembre a partir de las 6:30 de la tarde, la sede de la Asociación María Montessori, en las escuelas del tenis, se convertirá en un lugar de fiesta. En el mismo lugar en el que un grupo de vándalos les quemaba las instalaciones se ha organizado “una chocolatada amenizada por el grupo de Paqui Mena y sus guitarras. Y fuera de la sede se realiza una lumbre”.

Esta forma tan original de revertir un hecho luctuoso que tenía lugar en el pasado mes de octubre y que para los usuarios de la asociación supuso un revés importantes, es parte de la filosofía de María Montessori. “El pasado octubre, un grupo de vándalos nos quemó las instalaciones de nuestra sede, utilizando como medio de ataque el fuego, ¡no era la primera vez! Pero esta última sí hemos sufrido más daños, sobre todo emocionales, que son los peores”, explica la asociación en una carta-invitación remitida a todas las organizaciones de Arjona.

El proyecto “el fuego de la hermandad” pretende incidir en el concepto de Hermandad: “relación de afecto y solidaridad que existe entre un grupo de personas o pueblos”, explica la postdata de la propia carta-invitación remitida por María Montessori.

[custom-facebook-feed]
[custom-facebook-feed]
Clausurada la edición 2020 de Guadalverano

Clausurada la edición 2020 de Guadalverano

El concejal Manuel Alberto Jaén ha clausurado una edición más de Guadalverano que se ha desarrollado a lo largo de las últimas semanas en el centro Guadalinfo de la localidad.

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
‘Re-Viviendo la feria’ por Pedro Garrido
‘Re-Viviendo la feria’ por Pedro Garrido

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Hemeroteca | Recibe nuestros periódicos en PDF 'Re-Viviendo la feria' por Pedro Garrido "Caía el verano sobre el horizonte de Septiembre del año 97. Una madrugada de esas de juegos en la calle, carreras de bicis y pelotazos por...

¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.