Los Reyes Magos ayudan a la Hermandad de Nuestro Padre Jesús a recoger juguetes usados

Justo antes de que se produzca la gran cabalgata y de que Sus Majestades repartan ilusión y regalos por todas las casas, Melchor, Gaspar y Baltasar ayudan en Marmolejo en una buena causa

La Casa Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Virgen de la Estrella de Marmolejo se convertía ayer en un hervidero de niños que no querían perderse la llegada excepcional de los Reyes Magos de Oriente, que quisieron hacer una parada en la localidad justo antes de comenzar a repartir regalos por todo el mundo. El objetivo era ayuda a la hermandad en su campaña de recogida de juguetes usados para después entregarlos a la Asociación Amigos del Sáhara Libre que después los hará llegar a los más pequeños de los campos de refugiados.

Y según nos contaba la vocal de Formación de dicha hermandad, Nazaret Membrives, “el pueblo de Marmolejo se ha volcado con nosotros y los niños han traído muchos juguetes usados”. A las 18:30 comenzaba esta actividad con Melchor, Gaspar y Baltasar como protagonistas de esta cita en la que se pudieron ver las caras de ilusión de los niños que también quisieron ser solidarios. A cambio, Sus Majestades los recibieron con los brazos abiertos y les entregaron caramelos y chuches no sin antes preguntarles si habían sido bueno y prometerles que en la noche del día 5 los visitarían para hacerles llegar sus regalos.

Confesando que aún tenían algo de nervios por la gran tarea que les queda por delante en los próximos días, Melchor, Gaspar y Baltasar aseguraron a Vivir Marmolejo (y en la foto del final está la prueba de que pudimos hablar con ellos en persona) que el próximo día 5 se pondrán en marcha para recorrer todas las casas del mundo y hacer llegar la ilusión y los deseos de los más pequeños.

[custom-facebook-feed]
[custom-facebook-feed]

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.