Las obras en la Iglesia de Santo Domingo de la capital sacan a la luz restos de un pórtico del conjunto palaciego

Son nuevos hallazgos en el marco de las obras que la Delegación Provincial de Cultura y Patrimonio Histórico viene haciendo de emergencia en el templo para reparar las cubiertas, consolidar parte de la portada y la espadaña, así como rehabilitar el forjado de una capilla

Las obras de emergencia que la Delegación Provincial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico ejecuta en la Iglesia de Santa Catalina Mártir de Jaén, también conocida como de Santo Domingo, han descubierto restos de un pórtico que podría pertenecer al antiguo conjunto palaciego islámico ubicado en la zona. Se trata de yeserías que podrían formar parte de las arquerías profusamente decoradas que darían paso a uno de los pabellones del conjunto palaciego.

En las excavaciones realizadas en solares colindantes (el Centro de Día de la calle Santo Domingo y el Palacio de los Uribe o el colegio San Vicente de Paúl) se habían documentado restos de este complejo arquitectónico. Sin embargo, las yeserías halladas son únicas hasta el momento en la ciudad de Jaén, y destacan por su riqueza decorativa y el nivel de conservación que presentan.

“Se trata de un importante hallazgo, que cada día nos brinda nuevas y buenas noticias, porque los restos son muy profusos y, aunque aún es pronto, podrían permitir reconstruir una crujía prácticamente completa. Se está examinando alternativas para decidir el mejor modo de extraer las yeserías a fin de asegurar su conservación y su traslado al Museo Provincial. Mientras tanto continúan las excavaciones que, por motivos de seguridad, no pueden visitarse” destaca el delegado territorial, Jesús Estrella.

Las obras se ejecutan desde mediados del mes de junio, con una inversión de 93.617 euros que la Consejería de Fomento lleva a cabo dentro del 1% cultural, es decir, se nutre del 1% de todas las obras que la Junta acomete por importe superior a un millón de euros. Consisten en la rehabilitación del forjado del camarín de la capilla lateral izquierda de la cabecera, la sopanda del forjado del camarín, la consolidación de los elementos salientes de la portada de Alonso Barba, la consolidación y restauración del último cuerpo de la torre de la espadaña, la sustitución de malla de gallinero en las carpinterías bajo cubierta y huecos del coro, así como la Inspección y reparación de las cubiertas de teja, canalones y bajantes. Asimismo, dentro de los trabajos, se llevado a cabo una intervención arqueológica necesaria, al tratarse de un Bien de Interés Cultural (BIC), que se inició el 1 de julio y ha resultado en el descubrimiento de los restos de yeserías.

Durante las excavaciones también se han documentado restos arqueológicos relacionados con la construcción de la iglesia, datados entre los siglos XIV y XVII, que se superponen a importantes vestigios de los palacios almohades (siglo XII-XIII) que existieron en la actual manzana de Santo Domingo. Los extensos derrumbes se pueden interpretar como restos de las demoliciones necesarias para la ampliación renacentista de la iglesia de Santa Catalina Mártir, conocida como de Santo Domingo por formar parte del convento de los Dominicos.

Jaén suma 372 casos nuevos de COVID 19 desde el viernes

Jaén suma 372 casos nuevos de COVID 19 desde el viernes

La Junta crea en la provincia un Comité Territorial de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto, un foro de expertos que analizará situaciones y dictará medidas excepcionales como restricción de movilidad o cierre de centros en caso de que fuera necesario.

[custom-facebook-feed]

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
‘Re-Viviendo la feria’ por Pedro Garrido
‘Re-Viviendo la feria’ por Pedro Garrido

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Hemeroteca | Recibe nuestros periódicos en PDF 'Re-Viviendo la feria' por Pedro Garrido "Caía el verano sobre el horizonte de Septiembre del año 97. Una madrugada de esas de juegos en la calle, carreras de bicis y pelotazos por...

¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.