La sociedad jiennense despide a Juan Conde, alcalde de Andújar y Cruz al Mérito Agrario del Ministerio de Agricultura

Las muestras de cariño a su familia y a su entorno se han sucedido este fin de semana desde diferentes puntos de la provincia para despedir al que fuera alcalde de la ciudad y presidente de UPA, Sydeca, o de varias cooperativas, entre otras entidades.

La sociedad iliturgitana y jiennense ha manifestado este fin de semana su admiración y respeto hacia Juan Conde, fallecido este sábado, y que ha recibido el reconocimiento público en estas horas desde diferentes puntos de la provincia. Fue alcalde de la ciudad (1980-83), y estuvo al frente del movimiento agrario incluso a nivel nacional. En sus últimos años abanderó las reivincidaciones para dar una solución a las inundaciones del Guadalquivir a su paso por Andújar, y lo hizo independientemente del color político de quién dependiera. Una muestra de integridad que le ha granjeado el cariño y respeto de la ciudad. 

Entre las primeras muestras de cariño, las llegadas del sindicato agrario UPA del que fundador y primer secretario general de esta organización en la provincia de Jaén.  Conde también fue su presidente de honor en Jaén, miembro de la Ejecutiva provincial, regional y de la comisión de control a nivel nacional, y fundador de varias cooperativas, además de haber recibido la Cruz al Mérito Agrario del Ministerio de Agricultura.

Conde nació el 8 de julio de 1936 en Loja (Granada), aunque desde 1960 estuvo ligado a Andújar, ciudad eminentemente agrícola. En 1983, participó en la fundación de UPA, en una reunión celebrada en Madrid donde 80 agricultores se plantearon la necesidad de contar con una organización propia, más específica, que defendiera sus intereses, hasta ese momento enmarcados en la Federación de Trabajadores de la Tierra (FTT) de la UGT.

Fue el fundador y primer secretario general de UPA Jaén, organización en la que también ha pertenecido a su Ejecutiva durante varias etapas, y de la que llegó a ser presidente de honor. También ha ejercido cargos de responsabilidad en UPA Andalucía durante cuatro años y ha pertenecido a la Comisión de Control de UPA en España.

Entre sus muchas actividades como agricultor, fue durante ocho años presidente de la Comunidad de Regantes Sector IV del Bajo Guadalquivir; ha formado parte de la Junta Directiva de la Federación de Regantes del Alto Guadalquivir; y ha presidido la Plataforma de Afectados por las Inundaciones del río Guadalquivir a su paso por Andújar.

También fue socio constituyente de Sydeca, una Asociación de Productores que presidió durante seis años, así como fundador y miembro de otras muchas cooperativas agrícolas, como Frutícola Valle del Guadalquivir.

Entre los reconocimientos en vida, recibió la Cruz al Mérito Agrario del Ministerio de Agricultura en 2004, así como el Premio de la Fundación de Estudios Rurales de UPA por su defensa de la agricultura familiar. Juan Conde estuvo ligado a la actividad agraria desde los 18 años.

[custom-facebook-feed]
El Gobierno prohíbe fumar en la calle y decreta el cierre de discotecas y bares de copas

El Gobierno prohíbe fumar en la calle y decreta el cierre de discotecas y bares de copas

Igualmente, en hostelería, restauración, terrazas y bares/restaurantes de playa tendrá que haber un metro y medio de distancia entre mesas, con 10 personas como máximo por grupo. Esta distancia también se tendrá que respetar en las barras. La mesa o agrupación de mesas que se utilicen para los grupos, además, deberán ser acordes al número de personas para respetar la distancia mínima interpersonal.

Más apoyos para que la base militar COLCE se ubique en Jaén

Más apoyos para que la base militar COLCE se ubique en Jaén

La segunda teniente de alcalde, María Cantos, agradece la colaboración del Círculo de Amigos de las Fuerzas Armadas, la Asociación de Reservistas de Jaén y la Asociación de Amigos de la Brigada “Guzmán el Bueno”: “se trata de un proyecto en el que tenemos depositadas muchas ilusiones, ya que puede ser la gran esperanza para la provincia de Jaén”, ha reflexionado la responsable municipal

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.