La opinión de Carlos Lozano: Rincones de mi infancia

Te dejamos el artículo de opinión del mes de julio de nuestro colaborador Carlos Lozano, presidente de la Asociación Amigos del Balneario

MMuchos son los lugares de Marmolejo que guardo en la memoria de mi infancia. El balneario, los partidos de fútbol en el corralón del Bar Chorizo, las guerras de vaqueros en la huerta de Convenencias, las cuevas hechas con el ramón de la Candelaria en el solar del antiguo cuartel de la Guardia Civil, los baños en la alberca de la huerta del “Gabrielico”, buscar caracoles en los canales cerca de la vaquería de Jacinto. Todos vuelan sobre mi memoria y enlazándose unos con otros me animan a escribir sobre los rincones de mi infancia.

Nuestra imaginación para jugar no tenía límites. Hacíamos de la tapadera de una tinaja un escudo, de un trozo de madera una espada y si tenías una goma y le clavabas una pinza de la ropa, la convertías en escopeta con incluso dos cañones. Siempre deseosos de comprarnos una pistola con su cartuchera en la feria, eso sí, teníamos que cuidarla ya que nos tenía que durar todo un año. Y así, junto al palo de la vieja fregona cabalgábamos por las calles del pueblo luchando contra los indios con arcos y flechas de varas de adelfa, aunque se me pusieran las manos hinchadas como guantes. Buscar “platicos” en los bares del paseo para luego machacarlos y jugar a las chapas o intercambiar futbolistas en la esquina de la calle de la Paz, por cierto está igual que hace 45 años.

En aquellos años había poca tele, pero teníamos las figuras de indios y vaqueros que nos creaban la mejor de las películas. También releíamos los tebeos que comprábamos o cambiábamos en el carrillo de Bartolomé. Tampoco teníamos aparatos de aire acondicionado para sofocarnos las siestas, aunque sí contábamos con un señor valenciano que con una potente voz, una cornetilla y empujando un carro por el pueblo, nos refrescaba la garganta con los mejores helados del mundo.

Pero existe un rincón en Marmolejo donde observo a menudo el juego natural de los chavales como antaño. Estoy convencido que si muchos de los lectores volvieran a ser niños, elegirían al “Escurrizo” del “Angostillo”, esa pequeña rampa elevada que se encuentra a espaldas de la Parroquia en la calle de La Iglesia. Aunque el juego era muy sencillo, subirlo suponía todo un reto. Aún recuerdo el momento que con mucha dificultad lo coroné por primera vez y cómo al llegar a la cima al levantar mi cuerpo y girarme pude comprobar la emoción de tener el mundo a mis pies…. No digo yo que cualquier tiempo pasado sea mejor.

Creo en el futuro de nuestros jóvenes, aunque nuestros sencillos juegos de la infancia fomentaron las habilidades físicas e intelectuales, la autoestima, el espíritu de lucha, el compañerismo y la amistad.

[custom-facebook-feed]
[custom-facebook-feed]
La creación del consejo regulador de la IGP es el próximo paso

La creación del consejo regulador de la IGP es el próximo paso

El sector del aceite jiennense ha logrado algo más que un reconocimiento. La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Aceites de Jaén, es un espaldarazo para el sector más importante de la provincia. Reconocida desde Bruselas por la Unión Europea, ese sello que a partir de ahora llevarán los envases de oro verde les catalogará como lo que son: un alimento excepcional. Ahora hay que dar el siguiente paso, que es el de agilizar la creación del consejo regulador de la IGP.

La salida natural por autovía hacia Córdoba debe ser la Torredonjimeno- El Carpio
La salida natural por autovía hacia Córdoba debe ser la Torredonjimeno- El Carpio

Aunque el titular parezca de perogrullo pero ¿y si ese proyecto que ha estado en el limbo durante décadas en los planes regionales de infraestructuras de los gobiernos socialistas, al que se le ha dado patada hacia adelante presupuesto atrás presupuesto, y que el PP llevaba como bandera electoral en la provincia para las elecciones autonómicas, se esfumara? ¿y si finalmente se descartará hacer el desdoblamiento de la A-306 que conectaría Torredonjimeno con Córdoba en poco más de media hora mediante una vía de altas prestaciones?