La Hermandad de Nuestro Padre Jesús de Marmolejo lleva a cabo su tradicional “campaña de recogida de juguetes”

Esta actividad tendrá lugar mañana, viernes 3 de enero, a partir de las 18:30 en la Casa Hermandad, en la calle Huertas número 17 y los niños podrán también entregar su carta a los Reyes Magos 

La Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Virgen de la Estrella ultima los detalles de esta importante cita con la solidaridad en Marmolejo y adecuan su Casa Hermandad para recibir a los mismos Reyes Magos de Oriente, que serán los encargados de recoger las cartas de los niños. Esta “campaña de recogida de juguetes” tiene lugar cada año en los primeros días de enero y el objetivo es recopilar todos aquellos juguetes usados con el fin de entregarlos después a la Asociación Amigos del Sáhara Libre, que los distribuye entre los niños desplazados en los campos de refugiados. 

Según nos contaba Álvaro Martín Barragán, miembro de la directiva de la Hermandad, antes de que finalizaran las clases en los colegios se repartían las octavillas en el primer ciclo de Primaria y en Infantil con las que se informaba del día y la hora de esta actividad (día 3 de enero a partir de las 18:30 en la Casa Hermandad, situada en la calle Huertas, 17), así como se hacía entrega también de la hoja para escribir la carta a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. De este modo, los niños que quieran ser solidarios entregando uno de sus juguetes usados y que se encuentre en buen estado podrá hacerlo y, además, tendrá la oportunidad de entregar también su carta a los Reyes Magos. A cambio, los niños que se acerquen recibirán una bolsa de chuches. 

Esta actividad solidaria se iniciaba hace ahora unos diez años y desde que comenzara ha tenido una gran acogida entre los marmolejeños. Durante algo más de dos horas, los niños van pasando por la Casa Hermandad haciendo entrega de sus juguetes usados y de sus cartas a los Reyes para contribuir así a que ningún niño se quede sin juguetes en el Sáhara. 

 

[custom-facebook-feed]
[custom-facebook-feed]

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.