La Guardia Civil detiene a un carolinense por maltrato animal y robo

La Guardia Civil, ha detenido a una persona de 25 años de edad, vecino de La Carolina, como presunto autor de un Delito de Maltrato Animal y otro de Robo con Fuerza en las Cosas.

Redacción || 31 de julio de 2020

Los hechos ocurrieron el pasado mes de junio, cuando en dependencias de la Guardia Civil de La Carolina, un vecino de la misma localidad, presentó denuncia, en la que exponía que cuando se desplazó a la finca de su propiedad, de explotación ganadera, observó cómo un perro de su propiedad, de raza mastín, se encontraba con síntomas de haber sido envenenado. Lo trasladó al veterinario para ser atendido y a los dos días del incidente, en el interior de una de las naves donde guarda el ganado, se encontró un becerro de unos 200 kgr., seccionado en varias de sus partes, la cabeza golpeada con una piedra de grandes dimensiones y un orificio de entrada, así como varios corderos muertos y otros heridos de gravedad. Varios de ellos, tras ser atendidos por el veterinario, fallecieron al día siguiente. Además, el autor le sustrajo dos corderos de unos 30 kilos cada uno.

Iniciadas gestiones por parte de los Agentes, para el esclarecimiento de los hechos, dieron como resultado, con la identificación de una persona, y tras tomarle declaración, fue imputado y puesto a disposición Judicial, como presunto autor de un Delito de Maltrato Animal y otro de Robo con Fuerza en las Cosas.

[custom-facebook-feed]
Entregados los premios del IV Concurso de Dibujos Dibujando la Igualdad

Entregados los premios del IV Concurso de Dibujos Dibujando la Igualdad

La alcaldesa de La Carolina, Yolanda Reche, y la concejala de Educación, Igualdad y Diversidad, Carolina Rodríguez, han entregado los premios del IV Concurso de Dibujos “Dibujando la igualdad”, en el que ha participado el alumnado de primero hasta sexto de Primaria de los 4 colegios: Carlos III, Palacios Rubio, Manuel Andújar y CEIP de Navas de Tolosa.

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.