La desamortización en la comarca de Andújar

Entendemos por desamortización la transformación que hace el Estado de la propiedad libre y circulante.

La religiosidad del pueblo español hizo que  el patrimonio de la iglesia aumentara en ingentes riquezas conllevando una serie de privilegios y exenciones fiscales.

Las  Cortes de Cádiz (1812) legislaron sobre las medidas desamortizadoras para sanear la Hacienda Pública pero la restauración de Fernando VII puso fin al deseo de los diputados gaditanos.

Cuando llegaron las primeras desamortizaciones en la regencia de Maria Cristina la iglesia no reconoció la legalidad de estos actos, considerándolos como una expropiación y excomulgando a todos los que, de una forma u otra, habían participado en ellos.

El Concordato de Bravo Murillo en 1851 puso fin a la tirantez con la Santa Sede que levantó las penas espirituales que pesaban sobre los compradores de los bienes eclesiásticos, comprometiéndose el Estado a sostener al clero en sus necesidades materiales.

El espíritu reformista de los ilustrados de Carlos III era atender a la cuestión de la tierra; fruto de esta preocupación fue el expediente de Ley Agraria que se inició en 1766 para exponer los problemas del campo. Esto sería la base informativa de lo que debería ser en su día la Ley Agraria, la cual nunca salió.

Se opinaba que las tierras en poder de los municipios, de la iglesia o de otras manos muertas rendían poco, que quedaban al margen del libre comercio y que se sustraían, por el carácter privilegiado de sus propietarios, a todo tipo de tributación .

Decía Campomanes que las tierras en manos muertas producían el aniquilamiento de los vecinos y el despoblamiento de estos lugares. El intento reformista de los ministros de Carlos III era liberar estos bienes para obtener de ellos un mayor provecho.

En 1768 se realizó la reforma Olavide que se centró en los baldíos pertenecientes a la Corona repartiéndolos entre los vecinos con un fin meramente  social. Como norma existía formar lotes no inferior a  50 fanegas ni superior a 200 y venderlos por precio en dinero, fijado tras estimación pericial. Cuando se vendían tierras no  superiores a 2000 fanegas existía la obligación de instalar en ellas cuarenta pobres braceros cediéndoles el dominio útil y reservándose el de la propiedad.

Con respecto a los bienes que poseen las iglesias y monasterios el rey Carlos III no permitiría que se tocasen mientras no hubiesen consentimiento de pontífice ya que éstos eran fruto de la piedad y devoción de los fieles donados como limosnas.

Durante el reinado de Carlos IV y como consecuencia de las guerras mantenidas con Francia, Portugal e Inglaterra, el erario público era ruinoso por lo que el Papa Pío VII autorizó al rey a cobrar las rentas de cualquiera de los beneficios eclesiásticos y  derogó las exenciones  de pagar dos diezmos que anteriormente había impuesto la Santa Sede. En 1834, bajo la regencia de Maria Cristina, se suprimen aquellos conventos sospechosos de simpatizar con la causa carlista. Mientras la riqueza de la iglesia iba aumentando, las arcas de Hacienda eran cada vez más estrechas. Con estas circunstancias el andaluz Don Juan Álvarez Mendizábal decreta la desamortización que lleva su nombre con objeto de sacar adelante su programa político.

En Jaén, en 1845, se había vendido el 77,6% del total capitalizado, convirtiéndose en la provincia andaluza con mayor porcentaje de ventas. De las  propiedades tasadas en 62.733.190 reales de vellón.

La desamortización de Mendizábal abarca desde el año 1834 al 1855. Los bienes del clero secular se declararon bienes nacionales en 1837, pero su venta no se llevó a cabo hasta 1841.

En 1847 surgieron nuevas leyes desamortizadoras de muy escasa entidad, declarándose en venta edificios, conventos y algunos otros bienes  que la jerarquía  católica  exigia venderlos en subastas públicas, convirtiendo el capital en inscripciones intransferibles de la Deuda Pública. El régimen señorial  fue extinguido  en las Cortes de Cádiz, lo que había perdido  la aristocracia  en derechos  jurisdiccionales  lo ganó en propiedad efectiva. Cuando en 1855 es nombrado en el Ministerio de Hacienda Pascual Madoz, empieza lo que sería la última etapa desamortizadora cuya importancia es superior a la de Mendizábal, y de la que  pocos investigadores se han ocupado. La Ley General  de Desamortización se promulgó después de haber sido motivo de enfrentamiento entre conservadores y liberales y en la que el ministro, fiel a los principios de liberalismo político y económico, va a acabar con los bienes civiles y eclesiásticos. Los bienes subastados fueron de 8200 millones de reales superando casi en el doble a la etapa anterior. Las propiedades que tenían  los municipios eran arrendadas a los vecinos de cuyos beneficios se sufragaban los gastos de las corporaciones mientras que los bienes comunales de la Iglesia se utilizaban para las necesidades de sus vecinos. Muy pocos fueron los campesinos que lograron hacerse plenos propietarios de las tierras que cultivaban; en su mayoría fueron adquiridas por la burguesía dando todo tipo de facilidades para la adquisición de las mismas.

De la reforma  Madoz se benefició el partido moderado al que pasaron a apoyar la mayoría de los enriquecidos con el excelente negocio de la compra de bienes eclesiásticos. “ La gran nobleza, por su parte, transformó cómodamente sus vetustos derechos señoriales en propiedad moderna. La gran masa del pueblo se quedó al margen de este colosal malbaratamiento de bienes “.(Aranguren)

[custom-facebook-feed]
220.000 euros para mejorar el saneamiento de Villanueva de la Reina

220.000 euros para mejorar el saneamiento de Villanueva de la Reina

Diputación y Ayuntamiento de Villanueva de la Reina destinan más de 222.000 euros a mejorar el saneamiento del municipio. La intervención ha consistido en el cambio de ubicación de la Estación de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR) para evitar así las frecuentes inundaciones que sufría esta instalación.

[custom-facebook-feed]
220.000 euros para mejorar el saneamiento de Villanueva de la Reina

220.000 euros para mejorar el saneamiento de Villanueva de la Reina

Diputación y Ayuntamiento de Villanueva de la Reina destinan más de 222.000 euros a mejorar el saneamiento del municipio. La intervención ha consistido en el cambio de ubicación de la Estación de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR) para evitar así las frecuentes inundaciones que sufría esta instalación.

La tasa de inserción laboral de los titulados de la UJA al año de finalizar sus estudios asciende al 53%, y la tasa de paro se mantiene en el 17%

La tasa de inserción laboral de los titulados de la UJA al año de finalizar sus estudios asciende al 53%, y la tasa de paro se mantiene en el 17%

El Rector de la Universidad de Jaén (UJA), Juan Gómez Ortega, presentó hoy en rueda de prensa el informe de inserción laboral de los titulados de la institución universitaria del curso académico 2017-2018, en el que se muestra que el 53 por ciento de los titulados consiguen un empleo al año de finalizar sus estudios y que la tasa de paro se mantiene en el 17 por ciento.

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
El mercadillo, muy interesante si es seguro
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.

Las competiciones deportivas también se paralizan por el coronavirus

Cero de dos

La ADB Villanueva cuenta sus partidos en la segunda fase de la liga regular por derrotas