La carolinense María del Mar Jurado se mete en la final de Tierra de Talento

La joven violinista consigue cinco estrellas en la semifinal del programa de Canal Sur con una interpretación soberbia de la ‘Malagueña’ de Pablo Sarasate

A sus 16 años, la carolinese María del Mar Jurado es todo un prodigio del violín. Es elegancia, exquisitez y vaporosidad. En ella convergen todos los elementos para concederle el adjetivo de virtuosa.

Lo demostró en las semifinales del programa de Canal Sur Tierra de Talento, donde obtuvo la máxima puntuación (cinco estrellas) con su soberbia interpretación de la ‘Malagueña’, del también violinista y compositor navarro del siglo XIX Pablo Sarasate.

Fue una actuación brillante que cautivó al público, el jurado y los telespectadores de la cada pública autonómica. “Eres mejor violinista desde la última actuación”, destacó Jesús Reina, violinista y miembro del jurado, nada más terminar su participación en las semifinales.

Su compañera en las deliberaciones, la cantante malagueña Diana Navarro, fue mucho más allá y dijo de la joven carolinense: “No solo que tiene virtuosismo sino también un gran corazón”.

María del Mar Jurado ya dejó a todo el mundo con la boca abierta con su interpretación de la salve rociera en la fase de desafíos del talent show y ahora tiene la oportunidad el alzarse con el concurso en la gran final que se celebrará el próximo 17 de enero.

Un prodigio de la música

A primera vista, María del Mar Jurado parece una adolescente normal. Sin embargo, nada en ella es ordinario. Ni su currículum, ni su talento, ni sus enormes ganas por abrirse camino como concertista.

Formada en el Conservatorio Profesional de Música Andrés Segovia de Linares, María del Mar Jurado rezuma virtuosismo pero también esfuerzo y dedicación. Muchas horas de estudio y ensayo para conseguir un elevado nivel técnico que le permite solventar con soltura cualquier adversidad.

Hace menos de un año triunfó en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid, donde interpretó el concierto para violín número 1, de Max Bruch, con la Orquesta Sinfónica Camerata Musicalis.

“María del Mar Jurado es un claro ejemplo de trabajo, de ilusión y de esfuerzo, que lo tiene todo en sus manos para poder triunfar en este difícil mundo de la música clásica”, asegura el director de Camerata Misicalis, Edgar Martín.

Otro jiennense en la final

También estará en la fina el bailaor de Jaén Javier Valero, quien reivindica la bata de cola y el mantón en cada una de sus actuaciones.

El joven jiennense puso en pie a todo el Teatro Riberas del Guadaíra y al jurado del programa. Diana Navarro muy emocionada dedicó a Javier Valero unas preciosas palabras sobre su arte, la igualdad y el feminismo y le recuerda a Manuel Liñán y su espectáculo “Viva” un referente a la hora de bailar con bata de cola.

Fotos: Canal Sur y Orquesta Camerata Musicalis

 

 

[custom-facebook-feed]
Taller de arquitectura sostenible en el programa de la Diputación ‘Recrea en verde’

Taller de arquitectura sostenible en el programa de la Diputación ‘Recrea en verde’

La Carolina pone en marcha los talleres ‘Arquitectura sostenible’, una iniciativa enmarcada en el programa de la Diputación Provincial ‘Recrea en verde’ y que, en este caso, se acercan a la población más joven del municipio. Son 26 los asistentes donde el objetivo es concienciar sobre que el futuro de ciudades y pueblos para ser respetuoso con el medio y ambiente.

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
‘Re-Viviendo la feria’ por Pedro Garrido
‘Re-Viviendo la feria’ por Pedro Garrido

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Hemeroteca | Recibe nuestros periódicos en PDF 'Re-Viviendo la feria' por Pedro Garrido "Caía el verano sobre el horizonte de Septiembre del año 97. Una madrugada de esas de juegos en la calle, carreras de bicis y pelotazos por...

¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.