“El profesorado y los equipos directivos se están dejando la piel en frenar lo máximo posible la propagación del Covid a pesar del poco apoyo que reciben de la Junta”

Yolanda Reche condena la agresión sufrida por la directora del CEIP Manuel Andújar

La alcaldesa de La Carolina, Yolanda Reche, ha condenado enérgicamente la agresión sufrida por la directora del colegio Manuel Andújar tras el confinamiento de tres de sus aulas. “No podemos consentir manifestación de violencia alguna. La comunidad educativa debe permanecer unida en unos momentos difíciles para todos”, asevera al tiempo que añade: “Somos conscientes de las complicaciones del presente curso, pero, desde luego, el profesorado y los equipos directivos se están dejando la piel en frenar lo máximo posible la propagación del Covid a pesar del poco apoyo que reciben de la Junta de Andalucía, que es quien tiene las competencias”.

Los hechos ocurrieron a la salida del centro educativo cuando un familiar se acercó a la directora en actitud agresiva. Según denuncia, la insultó, amenazó y hasta le tosió en la cara. “No podemos culpar a los colegios de lo que está ocurriendo. Las cifras son malas en todo el país y, por otro lado, la Consejería de Educación no ha hecho los deberes garantizando una vuelta al cole segura. Equipos directivos y profesorado hacen lo que pueden con los pocos medios con los que cuentan. Por este motivo, pido calma. Nadie es culpable de un nuevo contagio. Pueden ocurrir en cualquier lugar, en casa, en parque, en el trabajo. Eso sí, sí que es responsabilidad de la Junta no haber puesto a disposición de los centros materiales y los recursos necesarios”, censura.

En la misma línea, exige a la Administración autonómica que tome cartas en el asunto. “Debe informar a las familias de lo que está ocurriendo, debe poner a disposición de cada colegio e instituto todo lo que necesiten, ya sea más personal o más recursos para hacer frente a la pandemia, y, por supuesto, es su obligación garantizar la seguridad del profesorado, equipos directivos y comunidad educativa. Se sienten solos y a la deriva frente a una crisis sanitaria sin precedentes”, concluye.

La Residencia de Personas Mayores de Los Olivares necesita más personal

La Residencia de Personas Mayores de Los Olivares necesita más personal

CSIF Jaén ha emitido un comunicado en el que ya advirtió hace dos semanas que no solo en La Carolina sino que en el resto de centros se generaría una falta de personal durante el transcurso de la segunda ola de la pandemia. El sindicato lamenta que no se hayan tomado medidas al respecto pese a que ya trataron de levantar la voz para reclamar la atención y ahora señalan no se ha hecho nada al respecto.

[custom-facebook-feed]
La Residencia de Personas Mayores de Los Olivares necesita más personal

La Residencia de Personas Mayores de Los Olivares necesita más personal

CSIF Jaén ha emitido un comunicado en el que ya advirtió hace dos semanas que no solo en La Carolina sino que en el resto de centros se generaría una falta de personal durante el transcurso de la segunda ola de la pandemia. El sindicato lamenta que no se hayan tomado medidas al respecto pese a que ya trataron de levantar la voz para reclamar la atención y ahora señalan no se ha hecho nada al respecto.

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
‘Re-Viviendo la feria’ por Pedro Garrido
‘Re-Viviendo la feria’ por Pedro Garrido

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Hemeroteca | Recibe nuestros periódicos en PDF 'Re-Viviendo la feria' por Pedro Garrido "Caía el verano sobre el horizonte de Septiembre del año 97. Una madrugada de esas de juegos en la calle, carreras de bicis y pelotazos por...

¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.