El pleno reconoce la labor de José Luis García Lomas

La “Antigua Carretera del Centenillo” pasará a llamarse “José Luis García Lomas” como agradecimiento por todo lo que este carolinense a ha hecho por su pueblo. Se ha escogido esa calle porque era la que él recorría a diario para ir a trabajar a la mina.

El Ayuntamiento de La Carolina acogió, ayer, dos plenos, uno por la mañana y otro por la tarde. A este último, dedicado, sobre todo a los reconocimientos y al cambio de nombre de calles, asistió el presidente de la Diputación Provincial, Francisco Reyes. Antes, en la primera sesión, el punto más fuerte del orden del día fue la aprobación con los votos a favor de todos los grupos políticos de la Declaración Institucional del Pleno a favor de los trabajadores afectados por el ERE de Comdata.

El texto, que es el mismo para todos los municipios de la Comarca norte, insta a la empresa a replantearse los términos del ERE. Además, el Ayuntamiento se compromete a mediar en el conflicto laboral y se ofrece a iniciar conversaciones con las administraciones, empresa y comité para buscar soluciones a una situación que puede volverse “insostenible y letal para un territorio que cuenta con una ubicación estratégica privilegiada y un gran potencial”.

La declaración institucional  afirma: “El Ayuntamiento de La Carolina no puede permanecer ajeno a la incertidumbre de los trabajadores y trabajadoras de esta empresa, que esperan la lista negra de los nombres. Sufren ansiedad y estrés, además de contar con unas condiciones laborales y salariales precarizadas. Por otro lado, esta plantilla ha trabajado a pleno rendimiento durante la alerta sanitaria y no se merece este mazazo”.

En la misma línea, recuerda   que Comdata es una empresa feminizada en un 70%, compuesta por un número importante de personas de más de 45 años y también por menores de 35, todos ellos, colectivos damnificados en las estadísticas de desempleo. “Además, este ERE afecta a toda una comarca que ya ha sido castigada históricamente en su desarrollo económico, con el cierre de industrias y empresas”, recuerda.

Además, en el pleno matutino tomaron posesión los nuevos concejales Juan Manuel Pérez Fernández por el Partido Popular y Juan José Castro Castillo por el Grupo Adelante La Carolina, a los que se les dio la bienvenida. “Esperamos honestidad y honradez y que estrechemos los lazos de unión y que seamos capaces de trabajar juntos por los vecinos y vecinas de La Carolina”, les deseó la alcaldesa, Yolanda Reche.

Otros puntos del orden del día fueron la propuesta de acuerdo de aprobación definitiva del Presupuesto Municipal para 2020 con los votos a favor de PSOE, Adelante La Carolina y PINP. El documento contempla un superávit para poder hacer frente al remanente de tesorería negativo “que venimos arrastrando del gobierno del PP”. Las cuentas fueron aprobadas con el voto en contra del PP. “No son capaces de arrimar el hombro ni en unos momentos tan delicados como estos. Están instalados en el no”, censuró la alcaldesa al tiempo que remarcó: “Son unos presupuestos pensados para la reactivación de La Carolina después de la pandemia”.

El último punto fue la propuesta de aprobación provisional del Reglamento de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil.

Cambio de calles y honores

Por la tarde, la sesión fue mucho más distendida y amable. Bajo la atenta mirada del presidente de la Diputación se fueron aprobando punto por punto, todos ellos enmarcados en el reglamento de distinciones y honores. El primero fue el visto bueno a la voluntad de declaración de hermanamiento entre el municipio de La Carolina y Munich. Y es que, tal y como se explica en el expediente, la mayoría de los colonos que llegaron a las Nuevas Poblaciones procedían de Baviera, cuya capital es Munich. Además, La Carolina se “quiere mirar” en el carácter industrial y cintura de la ciudad alemana.

Con la entrega de llaves de la Ciudad a la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno no solo se reconoce la trayectoria de un colectivo que es un símbolo de la Semana Santa carolinense, sino que también es un gesto de complicidad del equipo de Gobierno con las cofradías de Pasión y Gloria de La Carolina a través de El Nazareno, quizá la imagen a la que se le tiene más devoción.

Los últimos cuatro puntos se destinaron al cambio nombre de calles. Así, la “Antigua Carretera del Centenillo” pasará a llamarse “José Luis García Lomas” como agradecimiento por todo lo que este carolinense a ha hecho por su pueblo. Se ha escogido esa calle porque era la que él recorría a diario para ir a trabajar a la mina.

Además, la calle Victoria será calle Miguel Hernández para cumplir con la memoria histórica; la calle Ológaza se convierte en calle Las Posadas y, por último, se le pone el nombre Plaza del Fuero 1767 a la plaza del Centro Cultural.

 

[custom-facebook-feed]

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.