El Papa Francisco recibe una réplica de un cuadro del Museo de Arte Contemporáneo de Marmolejo

Para entregar este regalo al pontífice se desplazaron hasta El Vaticano el propio artista acompañado de Mayte Spínola y la presidenta del Consel Balear, Catalina Cladera

El pasado martes el Papa Francisco recibía una réplica del cuadro más grande de España, del artista mallorquín José Luis Mesas. La obra, cuyo original ocupa una de las salas del Museo de Arte Contemporáneo Mayte Spínola de Marmolejo, se denomina “Cristo de los gitanos y los cuatro elementos” y es uno de las obras de mayor relieve de cuantas se custodian en la pinacoteca marmolejeña. 

El propio artista, José Luis Mesas, se desplazaba junto a la mecenas Mayte Spínola hasta El Vaticano para hacer la entrega al Papa Francisco de una réplica del “Cristo de los gitanos y los cuatro elementos”. “Para Marmolejo y para nuestro Museo es un honor saber que esta obra de arte ha llegado hasta El Vaticano e invitamos a todos los amantes de la pintura y la escultura a visitar nuestro emblema artístico”, explica el propio Rafael Valdivia, concejal de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Marmolejo. 

Durante la visita, los integrantes del grupo ProArte y Cultura entregaban también el retrato del Papa Francisco realizado por Mesas, una libro de la pintora Mayte Spínola y una ensaimada mallorquina.

El grupo español desplazado hasta la ciudad de San Pedro iba acompañado de familiares y diversos artistas del Grupo pro Arte y Cultura, fundación que creaba la pinacoteca marmolejeña y que continúa trabajando por la difusión de su legado en todo el mundo. Ya la llegada de esta obra de arte a la localidad supuso un hito más en la historia local, tal y como ya contaba VivirMarmolejo. 

[custom-facebook-feed]
[custom-facebook-feed]

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.