El mercado de San Francisco y el Centro Comercial Abierto se vuelcan con Cruz Roja

El Ayuntamiento suscribe un convenio para facilitar la venta de los boletos del Sorteo del Oro de la Cruz Roja en ambos espacios. El presidente de la Cruz Roja, José Boyano, ha recordado que toda ayuda es bienvenida dada la grave situación socioeconómica generada por la pandemia que ha hecho que la organización haya atendido ya a un 354% de personas en 2020 con respecto al año pasado

 

Redacción || 16 de octubre de 2020

La concejala de Promoción Económica, María Cantos, ha suscrito un convenio de colaboración con el presidente provincial de Cruz Roja, José Boyano, por el que el Ayuntamiento se compromete a permitir la venta de los boletos del Sorteo del Oro de la Cruz Roja de la Lotería Nacional en el Mercado de San Francisco y el Centro Comercial Abierto Las Palmeras. “Es un día alegre, hemos unido a buena gente por una buena causa. Desde el Ayuntamiento hemos sido pegamento para que una en un mismo objetivo, conseguir fondos para la Cruz Roja y que ellos puedan seguir ayudando a miles de personas”, ha dejado claro Cantos.

La edil ha puesto en valor el hecho de que estos empresarios y autónomos se “comprometan” a participar en esta buena causa. Cantos ha recordado que el sorteo se celebrará el próximo 26 de noviembre en Madrid y se ha mostrado segura de que será todo un éxito. En esta línea, ha recordado a los vecinos y vecinas que cada papeleta de Lotería Nacional tiene un precio de 5 euros, por lo que ha reflexionado, “con una cantidad muy pequeña, además de poder optar a grandes premios, ayudas a una organización tan importante como Cruz Roja en su día a día”.

Por su parte, el presidente provincial de Cruz Roja ha recordado que todas las ayudas son pocas en un contexto en el que, en lo que va de año, debido a las consecuencias socioeconómicas de la pandemia del coronarivus, la organización que dirige ha atendido ya a un 352% más de personas con respecto a 2019, en torno a unos 27.000 hombres y mujeres en toda la provincia. Boyano ha precisado que hay que dar respuesta a demandas básicas, como la alimentación o garantizar la educación. Para ello, ha dicho, cuentan con un ejército de 700 voluntarios y el personal de la entidad, de los que se ha mostrado tremendamente agradecido. De ahí que el presidente que la Cruz Roja haya dejado claro que es básico el compromiso del Ayuntamiento con su trabajo. “Tenemos que darle las gracias a la Administración local porque, en definitiva, la venta de la lotería son ingresos que nos llegan para seguir atendiendo a estas personas que tanto lo necesitan”, ha insistido Boyano.

 Por su parte, la presidenta de los industriales del Mercado de San Francisco, Verónica Toledano, ha asegurado: “Estamos muy contentos de poder colaborar con Cruz Roja. Son momentos muy complicados, en los que hay mucha gente necesitada. Nosotros representamos a un mercado que lleva 150 años abastecimiento a la ciudad y tenemos que seguir arrimando el hombro”. De igual modo, la gerente del Centro Comercial Abierto Las Palmeras, Carolina Blanca, ha concretado que, en el Día del Stock, que se celebra los próximos 5, 6 y 7 de noviembre, los comerciantes pondrán boletos del Sorteo del Oro de la Cruz Roja a la venta y es que, como ha asegurado, “es momento de que todos pongamos los medios que tengamos al alcance dado el momento en el que nos encontramos”.

150 aniversario del Mercado de San Francisco. La concejala de Promoción Económica ha aprovechado su presencia en el Mercado de San Francisco para hacer entrega de unas bolsas con las que se recuerda que la plaza de abastos lleva 150 años en funcionamiento, lo que la convierte en la segunda más antigua de España. “Este aniversario no se cumple todos los días y estoy seguro de que el año que viene podremos celebrarlo con normalidad, cuando no haya restricciones impuestas por la Covid-19, y que el mercado cumplirá 150 años más”, ha asegurado Cantos.

 

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.