El delegado de Educación condena la agresión a la directora de un colegio de La Carolina

La Junta de Andalucía recuerda el impulso que la Junta ha dado a la ley que otorga a los docentes andaluces la consideración de autoridad pública

Redacción || 23 de septiembre de 2020

El delegado territorial de Educación y Deporte, Antonio Sutil, ha condenado la agresión sufrida por la directora del CEIP Manuel Andújar de La Carolina y ha ofrecido todo el apoyo de la Delegación para la asistencia jurídica y psicológica de la docente. “Es un hecho lamentable y es fundamental que, como sociedad, estemos todos unidos para repudiar actitudes como estas y apoyar a las que son las víctimas, sin oportunismos políticos y con la lealtad institucional como principio para concienciar de la gravedad de estas actitudes y redundar en el reconocimiento de la labor del profesorado”, ha indicado Sutil.

Sutil agradece a los alcaldes su colaboración en unas circunstancias excepcionales como las que estamos viviendo en la actualidad y el cumplimiento de sus competencias. Así, el delegado ha indicado la Ley Básica de régimen Local, así como otras normativas de ámbito estatal y autonómica como la LOE y la LEA que establecen que, en el caso de los colegios, el mantenimiento, vigilancia y seguridad dependen de los Ayuntamientos. “No obstante, ante la agresión a una profesional de la educación todos debemos trabajar en una misma dirección que es concienciar a los ciudadanos de la importancia de condenar hechos como estos, unas actitudes que jamás pueden ser justificadas bajo ningún concepto”.

En este sentido, el delegado ha recordado que el Consejo de Gobierno aprobó, el pasado 23 de junio, el anteproyecto de Ley de Reconocimiento de Autoridad del Profesorado, una normativa que otorga a los docentes de la Comunidad Autónoma de Andalucía la consideración de autoridad pública en el ejercicio de sus funciones, así como la presunción de veracidad. Además, garantiza la asistencia jurídica y psicológica al profesorado de los centros públicos. Asimismo, la futura norma tiene como objeto destacar la figura del docente como pilar fundamental del sistema educativo.

Igualmente, el texto recoge los derechos del profesorado en el ejercicio  de la función docente, como el de recibir el trato, la consideración y
el respeto que le corresponde, tanto dentro como fuera de las instalaciones educativas, por parte del alumnado, las familias, el resto
de los profesores y el personal restante que presta su servicio en el centro docente, conforme a la importancia social de la tarea que desempeña.

La Residencia de Personas Mayores de Los Olivares necesita más personal

La Residencia de Personas Mayores de Los Olivares necesita más personal

CSIF Jaén ha emitido un comunicado en el que ya advirtió hace dos semanas que no solo en La Carolina sino que en el resto de centros se generaría una falta de personal durante el transcurso de la segunda ola de la pandemia. El sindicato lamenta que no se hayan tomado medidas al respecto pese a que ya trataron de levantar la voz para reclamar la atención y ahora señalan no se ha hecho nada al respecto.

[custom-facebook-feed]
La Residencia de Personas Mayores de Los Olivares necesita más personal

La Residencia de Personas Mayores de Los Olivares necesita más personal

CSIF Jaén ha emitido un comunicado en el que ya advirtió hace dos semanas que no solo en La Carolina sino que en el resto de centros se generaría una falta de personal durante el transcurso de la segunda ola de la pandemia. El sindicato lamenta que no se hayan tomado medidas al respecto pese a que ya trataron de levantar la voz para reclamar la atención y ahora señalan no se ha hecho nada al respecto.

Elige qué vídeo de nuestro canal de Youtube quieres ver:

No se ha facilitado una URL válida.
‘Re-Viviendo la feria’ por Pedro Garrido
‘Re-Viviendo la feria’ por Pedro Garrido

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Hemeroteca | Recibe nuestros periódicos en PDF 'Re-Viviendo la feria' por Pedro Garrido "Caía el verano sobre el horizonte de Septiembre del año 97. Una madrugada de esas de juegos en la calle, carreras de bicis y pelotazos por...

¿Ayudas europeas o intervención del país?
Racismo, trato desigual y marginación, por Manuel Campos

Se inició en Estados Unidos, pero pasó a prácticamente todos los países no controlados por dictaduras del mundo. Me refiero a la reacción ante el fallecimiento de un hombre de raza negra causado por un policía que mediante una llave practicada al cuello de la víctima le impidió respirar hasta que murió. Las manifestaciones masivas, incluso ante la Casa Blanca, incluían a personas de distintas razas que enarbolaban los mismos eslóganes, algo muy diferente de las que hubo en los años sesenta reivindicando los derechos civiles que disfrutaban los ciudadanos de raza blanca, escenas en las que no solía haber blancos..
Han pasado 52 años desde que muriera asesinado Martin Luther King (1920-1968), el hombre que tuvo un sueño de igualdad y encontró una bala de plomo, y muchas cosas han cambiado en Estados Unidos y en los países occidentales, pero el núcleo de la cuestión sigue siendo la marginación de las clases menos favorecidas, disfrazada con discursos relacionados con la raza, la religión o cualquier otra excusa por la que se pueda segregar a alguien. El policía en cuestión no habría tirado al suelo ni apretado el cuello de un ciudadano de raza negra que circulara en limusina o vistiendo ropa o calzado caros, o al menos es muy poco probable que lo hubiera hecho porque en ese país –y en otros- nadie molesta a quien puede que tenga varios abogados, todos de Harvard. En mi opinión, se trata de falta de respeto a los derechos de los débiles y no de razas, opciones o creencias.
Del comentario de Donald Trump afirmando que la víctima seguro que se encontraba dichosa en el cielo al ver la buena ,marcha de la economía a pesar de la pandemia, prefiero no hablar.

“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno
“BESOS, ABRAZOS Y CORONAVIRUS”, un artículo de Alberto Puig y Sergio Moreno

En esta etapa de tránsito hacia la nueva normalidad la sensación colectiva es de resignada aceptación de la incertidumbre ante un rebrote de la enfermedad. Bajo el mantra de que cualquiera en cualquier momento puede ser un peligroso “contagiador” se nos prescriben hábitos claramente contraculturales: el mantenimiento de las distancias sociales y el uso generalizado de adminículos presumiblemente protectores tales como mascarillas y guantes.