Casas de agüistas, tardes de verano

Muchas de las casas marmolejeñas albergaron a los visitantes que acudían a la localidad para tomar las aguas, eran las famosas casas de huéspedes

El Balneario de Marmolejo supuso para los agüistas que lo visitaban una doble función. Además de suministrar una cura para sus dolencias, tenía un carácter de viaje vacacional. Esta doble función posibilitó a muchas familias poder veranear. Todos sus miembros frecuentaban Marmolejo aun cuando no necesitasen tomar las aguas. De esta manera Marmolejo se convirtió en un lugar de encuentro de muchas personas que de forma periódica nos visitaban todos los años.

Con independencia de los hoteles que existieron en nuestro pueblo, numerosas casas de huéspedes sembraron el municipio hasta bien entrada la década de los ochenta. La mayoría de estas casas únicamente albergaban “forasteros” en la temporada de apertura del balneario. Mi actual domicilio fue en su época una casa de agüistas pero el hecho de que mis abuelos paternos mantuvieran una durante mi infancia hace que me venga a la mente multitud de anécdotas. Y viene a mi memoria el encalado anual de las habitaciones y el comedor. Jamás vi tantas sillas de aneas juntas, el traslado de mi familia a otras dependencias de la casa, subir y bajar escaleras junto a mi padre y mi hermano con los somieres de muelles y colchones de lana o colocando el toldo del patio interior.

Tengo recuerdos de mi tía limpiando mecedoras y sillones de mimbre, sacando vajillas, cuberterías y toallas, la pobre de mi abuela todo el día faenando en la cocina o fabricando más “jabón de las casas”, las largas siestas de ajedrez con mi abuelo (nunca conseguí ganarle… hasta la última partida). La casa prácticamente estaba alquilada durante toda la temporada ya que solían acudir todos los años las mismas familias. Con mi corta edad esperaba ansioso el pequeño regalo que me traían. Los mismos niños que entre verano y verano, entre juegos y juegos, nos fuimos haciendo mayores. Y por las tardes, después de la siesta, cogían sus vaseras y se dirigían al centro a tomar el taxi/furgoneta que los llevaba al Balneario. No entendía como bajaban con “tanta” calor y encomendándome a mi abuelo, me decía: calla, hijo, calla.

Durante las noches, el fresco portal o el patio de la casa se llenaban de anécdotas del día o de comentarios sobre lo ocurrido el año anterior. Y así fueron pasando los veranos hasta que poco a poco dejaron de venir. Unos por su avanzada edad y otros por la pérdida de costumbre. Muchos estuvieron carteándose con mi familia durante muchos años. Con la perspectiva del tiempo, y aunque todo era idéntico año tras año, las cosas ocurrían muy lentamente, sin las prisas, sin el estrés que tenemos hoy en día. Y eso también formaba parte de las bondades de nuestras aguas.

Síguenos en Facebook

Unable to display Facebook posts.
Show error

Error: Error validating access token: The session has been invalidated because the user changed their password or Facebook has changed the session for security reasons.
Type: OAuthException
Code: 190
Subcode: 460
Please refer to our Error Message Reference.

Síguenos en Facebook

Unable to display Facebook posts.
Show error

Error: Error validating access token: The session has been invalidated because the user changed their password or Facebook has changed the session for security reasons.
Type: OAuthException
Code: 190
Subcode: 460
Please refer to our Error Message Reference.
Las amistades musicales

Las amistades musicales

El homenaje de la Asociación Musical Nuestra Señora de la Paz al maestro Miñana reúne a antiguos músicos marmolejeños y nosotros aprovechamos para charlar con ellos

El bosque del Balneario
El bosque del Balneario

Como comentábamos en un anterior artículo, los jardines y el bosque del balneario, en un momento dado fueron abandonados en cuanto a cuidados y prácticas de jardinería.

La traumática vuelta al cole
La traumática vuelta al cole

Esta vuelta al cole que todos los años se da por septiembre, no implica solo a los niños, sino que son también los padres los que regresan a sus trabajos después de unas merecidas vacaciones.