¡A hidratarse por…!

Una reflexión sobre los mitos y bulos de la hidratación en verano

—Tienes que beber dos litros de agua al día, lo dicen los médicos.

—¡Pruébalo! 5 vasos de agua al día y tu piel se verá más joven, lo he leído en una revista.

—Me levanto y bebo 33 cl de agua antes del desayuno. Luego otros 33 cl a media hora del almuerzo. Por la tarde 33 cl a la merienda y, para acostarme, justo antes de apagar las luces, 33 cl y a dormir. Lo vi en un vídeo de youtube, funciona muy bien.

Estos son tres claros ejemplos de recomendaciones que, como un virus contagioso, se propagan a viva voz y, quien los escucha, los asume como propios y continúa con la cadena de vender unos beneficios carentes de estudios científicos. Vayamos paso a paso desgranando algunos aspectos.

No puede existir una regla que determine la ingesta de agua generalizada, ya que, cada individuo y sus propias condiciones, ya sean físicas o externas, conformarán una cantidad diaria, recomendada y particular, para cada persona.

Dime si no resulta absurdo pretender que la misma cantidad de agua sea la idónea para un cuerpo de 52 kg y para otro de 105 kg. Así mismo, dime si no parece descabellado afirmar que, quien trabaja sentado en una oficina y con el aire acondicionado, debe consumir la misma cantidad de agua que un mozo de almacén que, incluso a horas en las que el calor es sofocante, continúa su jornada de cargar y descargar camiones.

Incluso la zona donde se habita y la estación del año pueden variar estos factores tratándose de una misma persona, en distintos días alternativos. Así que pregunto: ¿no os parece un poco atrevido determinar un número fijo para toda la población y para todos los días del año?

No, por favor, no. No, de verdad que no, que nadie haga memoria de las siglas OMS y el mensaje de los dos litros. Es un bulo, sencillamente un bulo, uno de tantos que, de tanto repetirse, se ha ganado la reputación de parecer cierto.

Tampoco hagáis caso de las recomendaciones que se centran en el color y en el olor del pipí, pues hay alimentos que contienen sustancias colorantes y otras de aroma poco agradable. Lo explicaré con un sencillo ejemplo: Imaginad que esta semana me ha dado por incluir espárragos, con el desagradable olor que dan al orín, en al menos una comida al día. Cocinándolos en tortilla, revueltos, esparragados, a la plancha, cocidos con otras verduras, etc.

Pues resulta que el primer día he bebido 4 vasos de agua, y el pipí huele mal. El segundo día 6 vasos de agua, el pipí sigue oliendo mal. El tercer día 8 vasos de agua, el pipí no deja de oler mal. El cuarto día… ¿sigo? Al final tendremos dos opciones: enfermar o convertirnos en una ballena.

Bebe cuando tu cuerpo te lo pida. Echa un buen trago por la tarde si desde el medio día no la has probado. Si sabes que vas a tener una actividad física intensa, también puedes «provisionarte» bebiendo un poquito más que de costumbre, solo un poquito. Si te apetece y te sientes bien, bébete un vaso antes de acostarte. Escucha a tu organismo y aprende a mantenerlo, déjate de cifras, es la mejor recomendación que puedo darte.

Síguenos en Facebook

Unable to display Facebook posts.
Show error

Error: Error validating access token: The session has been invalidated because the user changed their password or Facebook has changed the session for security reasons.
Type: OAuthException
Code: 190
Subcode: 460
Please refer to our Error Message Reference.
Un Pregón de Romería cargado de emociones y recuerdos

Un Pregón de Romería cargado de emociones y recuerdos

El marmolejeño, Jose María Alcántara hizo referencia a las numerosas vivencias romeras junto a la Cofradía Matriz y la Cofradía de Marmolejo, recordando de forma especial, la figura del hermano mayor, José Antonio Hinojo

Síguenos en Facebook

Unable to display Facebook posts.
Show error

Error: Error validating access token: The session has been invalidated because the user changed their password or Facebook has changed the session for security reasons.
Type: OAuthException
Code: 190
Subcode: 460
Please refer to our Error Message Reference.
Casas de agüistas, tardes de verano
Casas de agüistas, tardes de verano

Muchas de las casas marmolejeñas albergaron a los visitantes que acudían a la localidad para tomar las aguas, eran las famosas casas de huéspedes

El bosque del Balneario
El bosque del Balneario

Como comentábamos en un anterior artículo, los jardines y el bosque del balneario, en un momento dado fueron abandonados en cuanto a cuidados y prácticas de jardinería.